The LADO Group - Latino Muslims

In the name of Allah SWT

home·
about·
mission·
newsletter·
profiles·
photos·
links·
library·
contact us·

 
 

Islamic Resources for Beginners

The Holy Qur'an
Islamic Resources for Beginners
Additional Islamic Resources
Various Articles
Downloads

For English | For Spanish | For Portuguese

Spanish

El Sermón del monte Arafat

El Sermón del Monte Arafat
Pronunciado por el profeta Mujammad
(Que la paz y las bendiciones de Alah sean sobre El)

Toda la alabanza es para ALAH. Sólo a EL adoramos, sólo a El le pedimos Su ayuda. Le imploramos humildemente que perdone nuestros pecados y ante EL nos arrepentimos. Buscamos Su amparo del mal que pueda albergar nuestro corazón y de nuestras acciones.

A quién El pone en el camino recto nadie lo puede descarriar, y a quién El deja descarriar nadie lo puede guiar.

Y declaro esta verdad: "que no hay otra divinidad sino ALAH, y que Mujammad es Su siervo y Mensajero".

¡Oh siervos de ALAH, les aconsejo que le adoren a El y les sugiero que así lo hagan!

Y con estas palabras sagradas comienzo el sermón:

Después de todo esto, ¡Oh Pueblo!, escuchadme atentamente lo que os digo porque no creo que tendré la oportunidad de reunirme con ustedes después de este año.
¡Oh pueblo! sus vidas y pertenencias han sido declaradas inviolables hasta que retornen al Señor, como también ha sido declarado sagrado este mes, este día y esta ciudad.
Asegúrense de que han comprendido mis palabras. ¡Oh ALAH, sé testigo de ello!.
A quién se le haya dejado cuidando alguna pertenencia, que la devuelva a su dueño.
El interés de los préstamos contraídos durante la era de la ignorancia (Yajilía) queda cancelado, primero anuncio la cancelación de todo interés adeudado a mi tío Abbas bin Abdul Muttalib.
Toda venganza pendiente por derramamiento de sangre de familiares, desde hoy queda anulada, primero queda anulado el reclamo de venganza de Rabia bin Haris bin Abdul Muttalib.
Todos los puestos y títulos de la época de la ignorancia quedan abolidos con excepción del puesto de Sadana (celador de la Kaba) y del puesto de Saqaya (proveedor del agua a los participantes del Peregrinaje).

El asesinato premeditado será castigado.
La muerte causada accidentalmente ya sea a palos o a pedradas, la pena es de cien camellos o su equivalente. Quién incremente la cantidad será considerado como perteneciente a la época de la ignorancia.
¡Oh Pueblo! Después del establecimiento del régimen de la verdad, Satanás ha perdido toda la esperanza de ser venerado en esta tierra. Pero estará contento en ser obedecido al cometer pecados que ustedes consideran menores.
¡Oh Pueblo! La intercalación de los meses es una innovación de los herejes mediante el cual se ahondan más el camino de la perdición: el mes que este año declaran santo, es declarado prohibido el próximo, es así como manipulan a su favor los meses declarados Prohibidos por ALAH.

Ciertamente el mundo de hoy ha regresado a la etapa primitiva cuando ALAH creo los cielos y la tierra.
Ante ALAH el número de meses en el año es de doce y cuando ALAH creó los cielos y la tierra este número de meses fue registrado en Su Libro y ahí permanece. De esos doce, cuatro son sagrados, tres de ellos se suceden uno al otro: Dul-Quida, Dul-Jichcha y Muharran y el otro separado Rayab, que se encuentra entre Jumad II y Shaban.
Asegúrense que han comprendido mis palabras. ¡Oh ALAH! Sé testigo de ello.
¡Oh Pueblo! Sus mujeres tienen ciertos derechos sobre ustedes y a ustedes se les ha conferido derechos sobre ellas. Es obligatorio para ellas impedir que alguien entre en su recámara con excepción del esposo y de impedir que una persona que no es del agrado del esposo entre en la casa. Que nunca cometan adulterio. Si lo hacen, ALAH permite separarse de ellas, mantenerlas alejadas de la recamára y castigadlas con una pena que no deje marcas en sus cuerpos. Si desisten y obedecen, es responsabilidad de ustedes mantenerlas. Ciertamente las mujeres están bajo su cuidado y no pueden actuar libremente. Ustedes las han tomado como compañeras, cómo un regalo de ALAH (y mantienen su cuerpo con la anuencia de El); de manera que témanle a ALAH cuando traten con ellas y guíenlas correctamente. Asegúrensen que han comprendido mis palabras. ¡Oh ALAH sé testigo de ello!.

¡Oh Pueblo! Los hombres de fe son hermanos uno del otro. Hacer uso de la propiedad de uno sin su permiso queda terminantemente prohibido.
Asegúrense que han comprendido mis palabras ¡Oh ALAH sé testigo de ello!
De manera que después de mí, ni retornen a la idolatría ni se maten unos con otros.

Les dejo algo que mientras lo sigan nunca se descarriaran y ese algo es el Libro de ALAH (EL CORAN). Asegúrense que han comprendido mis palabras. ¡Oh ALAH sé testigo de ello!

¡OH Pueblo!. Vuestro Dios es Único, y tu progenitor también fue uno. Ustedes son todos descendientes de Adán, quién fue creado del barro. El más respetado de ustedes ante ALAH, es aquel que más Le teme.
Ningún Arabe tiene preferencia sobre un no Arabe, como tampoco lo tiene quién no es Arabe sobre el Arabe, la preferencia, de existir, tiene que ser sobre la base del temor de ALAH. Asegúrense de haber comprendido mis palabras ¡Oh ALAH, sé testigo de ello!.

Ustedes serán interrogados sobre mí. "¿Díganme cómo contestarán?. "
Los allí presentes respondieron: "Reiteramos que Tú nos has entregado el mensaje. Reiteramos que Tú desempeñaste a cabalidad la responsabilidad de instruír al pueblo. Quitaste las cortinas que cubrían la verdad y fielmente cumpliste la responsabilidad que ALAH le entregó ". ¡Oh ALAH! Sé testigo. ¡Oh ALAH! Sé testigo. ¡Oh ALAH! Sé testigo.

Los aquí presentes deben informar estas cosas a los que están ausentes. Probablemente los ausentes recordaran más cuidadosamente las cosas que he dicho que los que están presentes.

¡Oh Pueblo! ALAH ha asignado una porción específica de herencia a cada heredero. Dejar como herencia más de la tercera parte de su propiedad (la herencia que ha dejado el difunto) queda prohibido.

El hijo pertenece aquel en cuya cama nació (del matrimonio) y el adúltero/ra que se encuentren casados deben ser apedreado (pena de muerte).

Aquel que señale a otro como su padre sin serlo, como aquel esclavo que señale un amo sin ser su amo, se encontrará con la maldición de ALAH, de los Angeles y todos los hombres, más su arrepentimiento no será aceptado en el Día del Juicio Final.

¡Que la protección y la bendición de ALAH descienda sobre todos vosotros!.

Tomado del folleto de IFSO.

Shahada
 

Printed from www.LatinoDawah.org. All rights reserved when applicable.